Inicio / Todas / Buenos Aires, ayer y hoy / NUESTRO RESPETO, RECUERDO Y ADMIRACION A UN IMPRESCINDIBLE: JORGE CAFRUNE

NUESTRO RESPETO, RECUERDO Y ADMIRACION A UN IMPRESCINDIBLE: JORGE CAFRUNE

Un hombre de a caballo, con verdades que dolían y duelen, salió en una misión honorable. Llevar tierra de Boulogne Sur Mer (Francia), desde la Catedral Metropolitana hasta Yapeyú, (Corrientes). Lugar de nacimiento de nuestro General San Martín. De eso se trataba. Y así dispuesta la caravana marchaba hasta Corrientes. Cafrune montaba su caballo, el guardamontes, su figura se agrandaba en esas pilchas gauchas que nunca dejó, lo hacía ver más imponente.  La escena enfriaba las venas de muchos. El «Turco», orejano, sencillo, hombre de bien, no temía a nadie ese jujeño.  En Benavídez fue embestido por una camioneta que conducía un joven de 20 años. Héctor Emilio Díaz. Así, de golpe Cafrune fallecía luego del impacto;  Impotencia y tristeza, un hecho aberrante entre tantos, era un 31 de enero de 1978. Hasta hoy no hay sentencia firme. Un crimen y una orden. Jorge Cafrune sigue en el corazón del pueblo, sus asesinos sueltos.

Te recordamos, te queremos Jorge «Turco» Cafrune. Queremos JUSTICIA Y VERDAD para vos y para tantos!
 
 Para recordarte.
  El orejano
Yo sé que en el pago, me tienen idea
Porque a los que mandan, no les cabresteo
Porque despreciando las huellas ajenas
Se abrirme camino pa· dir donde quiera.
 
Porque no me han visto lamber la coyunda
ni andar hocicando pa·hacerme de un peso
y saben de sobra que soy duro e·boca
y no me asujeta ni un freno mulero.
 
Porque cuando tengo que cantar verdades 
las canto derecho, nomás a lo macho
aunque esas verdades amuestren bichera
donde naides creiba que hubiera gusano
 
Porque al copetudo de riñón cubierto,
pa·quien no usa leyes ningún comesario
lo trato lo mismo que el que solo tiene
chiripa de bolsa pa·taparse el rabo.
 
Porque no me llenan con cuatro mentiras
los maracanases que vienen del pueblo
a elogiar divisas ya desmerecidas
y hacernos promesas que nunca cumplieron.
 
Porque cuando traje la china pal rancho
me he olvidao que hay jueces pa·hacer casamiento
y que nada vale la mujer más buena
si su hombre por ella, no ha pagao derecho.
 
Porque aunque no tenga  ni ande caerme muerto
soy más rico que ésos que ensanchan sus campos
pagando en sancochos de tumbas resecas
al pobre peón que hecha los bofes cinchando.
 
Por eso en el pago, me tienen idea
porque entre los ceibos estorba un quebracho
porque  a tuitos ellos le han puesto la marca
y tienen envidia de verme orejano
 
A mí que me importa soy chúcaro y libre
no sigo a caudillos, ni  en leyes mes atraco
Y voy por los rumbos clareao de mi antojo
y a nadie preciso pa·hacerme vaqueano.
 
Compositores:  Luis Guerra Perdomo/ Amorín Aníbal López

Mira también

Hoy y Mañana La Banda Sinfónica de la Ciudad de Buenos Aires en la Facultad de Derecho

Viernes 12 de julio a las 19:00 hs   El concierto sinfónico será en el Salón …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *