Inicio / Todas / Notas de Opinion / “¡Yo hago ravioles, ella hace ravioles! ¡Yo hago puchero, ella hace puchero!”

“¡Yo hago ravioles, ella hace ravioles! ¡Yo hago puchero, ella hace puchero!”

6 de Mayo Se cumplió, 38 años del estreno de Esperando la carroza, ícono del cine nacional.

El filme «Esperando la Carroza», que fue filmado en el barrio porteño de Versalles, celebró su 38 aniversario desde su lanzamiento el 6 de mayo de 1985. La trama es simple y compleja a la vez: tres hermanos de diferentes clases sociales se disputan el cuidado de su madre anciana, Mamá Cora, quien a sus 80 años está algo senil y ninguno desea hacerse cargo de ella. La mayor parte de la película se rodó en una casa típica de clase media llamada «tipo chorizo», compartida por Elvira y Sergio Musicardi junto a su hija Matilde.

Esta casa, ubicada en Echenagucía 1232, es una propiedad real que si bien, no se encuentra abierta al público, los fanáticos de todas las edades, autodenominados «Carroceros», se congregan a través de las redes sociales para visitarla vestidos como los famosos personajes de la película, tomarse fotos y repetir los diálogos una y otra vez.

La vivienda donde se filmó «Esperando la Carroza» ha sido reconocida como Patrimonio Cultural de la Ciudad de Buenos Aires por la Legislatura porteña, que colocó una placa en la entrada para que los visitantes puedan identificarla.

Se trata de una de las pocas películas nacionales que ha logrado capturar la idiosincrasia de los argentinos. Se ha convertido en un clásico del cine grotesco rioplatense y este año celebra su 35 aniversario.

Esta comedia, basada en la obra de teatro del mismo nombre del uruguayo Jacobo Langsner, dirigida por Alejandro Doria, se convirtió en un ícono del cine argentino y de la cultura popular. Se traspasó de generación en generación ese amor por el filme de humor negro que tuvo un elenco de notables actores y actrices – Antonio Gasalla como Mamá Cora, Luis Brandoni como Antonio, Julio De Grazia como Jorge, Juan Manuel Tenuta como Sergio, Lidia Catalano como Emilia, China Zorrilla como Elvira, Betiana Blum como Nora, Mónica Villa como Susana, Darío Grandinetti como Cacho, Andrea Tenuta como Matilde, y también participaron Enrique Pinti y Cecilia Rosetto, entre otros, interpretando a parientes y vecinos.

«Esperando la carroza» logra capturar de manera brillante la idiosincrasia argentina y reflejar la realidad social de la época. A través de su humor grotesco y satírico, aborda temas como la familia, la vejez, la hipocresía y las relaciones interpersonales, generando una profunda reflexión sobre la sociedad. Además, cuenta con un guion excepcional que combina diálogos ingeniosos y situaciones cómicas memorables. Muchas de sus frases se han vuelto icónicas y forman parte del lenguaje popular argentino. Asimismo, la película logra equilibrar hábilmente la comedia con momentos de ternura y emotividad, lo que la convierte en una experiencia cinematográfica completa y multifacética.

El filme se ha convertido en un clásico del cine argentino y su legado perdura a lo largo del tiempo. Su capacidad para entretener, hacer reír y reflexionar sobre la condición humana la ha convertido en una película genial y querida por el público.

Otro aspecto que contribuye a la genialidad de «Esperando la carroza» es su relevancia cultural y su impacto duradero. La película ha trascendido generaciones y se ha convertido en parte del imaginario colectivo de Argentina. Sus personajes y diálogos son reconocidos y recordados por el público, y se han convertido en referencias culturales que perduran en el tiempo.

Además, la película aborda temáticas universales que trascienden las fronteras argentinas, lo que ha permitido que sea apreciada y valorada en otros países de habla hispana. Su humor inteligente y su capacidad para explorar las complejidades de las relaciones humanas la hacen atractiva para audiencias de diferentes culturas.

«Esperando la carroza» destaca por su habilidad para combinar elementos cómicos con críticas sociales y políticas. A través de situaciones hilarantes, la película revela las contradicciones y los conflictos de una sociedad en constante transformación. Su enfoque satírico y su capacidad para señalar las incongruencias sociales han contribuido a su estatus de genialidad y a su relevancia continua.

nota fuente: Periódico La Chacrita de los Colegiales

Mira también

La Librería Biblos nos invita a la presentación del libro «De mi parte»

En esta ocasión la Librería Biblos nos acerca la propuesta de la presentación del libro …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *